SIERRA MUSICAL CELEBRA SU XXXVII FESTIVAL DEL 18 DE JULIO AL 30 DE AGOSTO

La Asociación Sierra Musical ha mantenido durante la pandemia el optimismo, y no ha renunciado a que su Festival de Verano pudiera celebrarse en los siete municipios de la Sierra de Guadarrama, que lo acogen desde hace treinta y siete años.

Este empeño ha hecho que, venciendo muchas dificultades, estemos preparados para ofrecer una programación de calidad, donde intérpretes y público pueda volver a disfrutar la pasión del directo. Una programación que ha tenido que adaptarse a una realidad que ha entrañado grandes dificultades de movilidad entre países, pero que nos permite disfrutar de magníficos profesionales que no dudamos sitúen el Festival 2020 al nivel que estamos acostumbrados.

El director artístico de Sierra Musical, Daniel del Pino, a quien tenemos que agradecer este excelente programa y nuestro reencuentro, comenta:

Vivimos tiempos complicados. A la pérdida de seres queridos se suma la crisis económica y también la frustración de no poder reunirnos, abrazarnos, tener ese contacto físico tan necesario y que tanto caracteriza a nuestra cultura en el sur de Europa.

Uno de los colectivos más afectados ha sido el de la educación y la cultura. Si ya estábamos abajo en el orden de prioridades, ahora parece que aún más.

El hecho de que podamos realizar algún concierto, aunque sea con aforo limitado, es un regalo muy necesario ahora mismo, no sólo para artistas, también para melómanos y para el ser humano, que necesita no sólo compartir sino elevar su espíritu a través de la pintura, el teatro, la danza, la música…

El resurgir del Arte y del Artista es hoy más necesario que nunca y ese contacto con el público, sin pantallas, nos hace respirar de nuevo, soñar y tener esperanzas de un mundo mejor. La conmemoración de Beethoven, se une a la celebración de la vuelta a escenarios más pequeños, en formato de música de cámara [ … ]. Esta cualidad de la cercanía siempre ha caracterizado a Sierra Musical, que acerca la mejor música a localidades de la Sierra de Guadarrama, en espacios más íntimos y cercanos, de comunicación más estrecha entre el músico y el público. Este año la programación tiene un fuerte componente espiritual y simbólico. Como la primavera, por muy duro que haya sido el invierno, y por muy secos que hayan quedado los campos, todo vuelve a renacer.

Los Ayuntamientos, fieles como siempre, siguen a nuestro lado y todos los eventos tendrán lugar bajo estrictas medidas de seguridad e higiene, basadas en una Guía de buenas prácticas para la vuelta a los escenarios, del INAEM. Entre otras el uso de mascarillas, el aforo reducido y las entradas formato online.